viernes, 12 de febrero de 2010

ACOSO Y DERRIBO

Manuel Bohórquez 11/02/2010 elcorreoweb.es

Uno de tantos recitales que se dan en la Peña TORRES MACARENA

La Policía Local abortó uno de tantos recitales como se dan en una de tantas peñas (en este caso, la más antigua de Sevilla, la Torres Macarena) ante las quejas de un vecino. La Peña Flamenca Torres Macarena, de Sevilla, la más antigua de nuestra ciudad y una de las principales de Andalucía, está sufriendo una especie de acoso y derribo por parte de la Policía Local debido a las denuncias de un vecino. La noche del miércoles, al inicio de la actuación de la bailaora Carmen Ledesma, algunos coches de la policía entraron en la calle Torrijiano y sin orden municipal ni judicial de ningún tipo quisieron prohibir el concierto y requisar las entradas. Seis policías entraron sin permiso, como en una redada antidroga o una operación antiterrorista, pidiéndole el carnet de identidad al presidente de la peña ante la mirada atónita del público, en su mayoría extranjero, que llenaba el local. No sabemos si entre el público se encontraba la señora madre del alcalde, gran aficionada al flamenco y habitual en los recitales de esta ensolerada peña. Las peñas no tienen licencia para dar recitales, pero llevan 50 años haciéndolo y contribuyendo al desarrollo de un arte para el que ahora están pidiendo que la Unesco lo reconozca como Patrimonio de la Humanidad. Se nos ocurre preguntar que si Torres Macarena no puede dar recitales, al igual que las demás peñas, ¿cómo subvenciona el Ayuntamiento el ciclo Peñas de Guardia, del que Maribel Montaño está tan satisfecha? ¿Cuándo van a solucionar en Sevilla estos problemas con las peñas? Jerónimo Roldán Pardo socio número 21 de esta peña y directivo tanto de la Federación de Peñas de Sevilla, como de la Confederación Andaluza, estuvo allí la noche del miércoles y ha enviado este comunicado de prensa a MANUEL BOHÓRQUEZ para que lo hiciera público y él a su vez nos lo ha enviado a través del correo electrónico para que lo difundamos:

Escándalo en Torres Macarena El Miércoles día 10 de Febrero de 2010, actuaba en la Peña Cultural Flamenca Torres Macarena la bailaora Carmen Ledesma, con su grupo. Para cualquier aficionado al flamenco, es un plato fuerte y un evento cultural de primer orden. La Peña estaba a rebosar de socios y amigos de esta gran artista macarena. Estábamos deseosos de presenciar un flamenco verdadero, y en un lugar como éste, que es paradigma de ello. La actuación comenzó sobre las 21 horas. Al cuarto de hora de comenzar irrumpen en la calle dos coches de la Policía Municipal, de ellos se bajan hasta seis números de este cuerpo y penetran en la peña -sin orden judicial y sin pedir permiso, en una casa que es propiedad privada de los socios-, no sin antes intimidar al tesorero exigiéndole que les entregaran las invitaciones que recogía de los invitados, los cuales aportaban una ayuda para la entidad. Al negarse le exigieron que entregara la documentación tomando nota de ésta. La calle cortada por los vehículos y el barullo que se formo en la puerta, hizo que se tuviera que parar la reunión flamenca. Impresionaba ver a seis policías en el patio de la casa exigiendo la presencia del presidente de la entidad. Muchísimos extranjeros amigos de la artista y muchísimas alumnas de ella miraban con estupor la escena, y posteriormente, se hacían cruces del trato recibido por un colectivo que sólo estaba cumpliendo con uno de los fines articulado en sus estatutos, por cierto legalmente constituido y registrado. Debido al escándalo que se formó el presidente tardó en acudir. Viendo la beligerancia de la policía, que amenazaba con cerrar la Peña, algunos socios, entre ello yo, comenzamos a buscar al presidente. Tuve suerte y lo encontré en los cuartos de reuniones explicándoles qué pasaba a los artistas, que no salían de su asombro de que una cosa así pudiera suceder. Para más inri, cuando abro la puerta del cuarto veo detrás de mí a un numero de la Policía -por cierto: no sé si era el mando, pero desde luego sí era el más implicado en el asunto- que se había colado hasta lo más recóndito de la Peña. Identificó y le pidió documentos y como no los tenía encima, le exigió al presidente que le acompañara para tratar de buscarlos en el coche, que estaba aparcado a bastante distancia de la Peña. El presidente le ofreció que pasara delante para salir de la Peña, y este señor se lo rechazó y le exigió que pasara primero él. Tal vez para vigilarlo por si se escapaba…. Una vez devuelta -al parecer no se pudo entregar documentos -le exigió que al día siguiente se presentara con ellos en la comisaria y se fueron. Después de esto sólo queda preguntarse: ¿Qué delito se estaba cometiendo en esta entidad para merecer un despliegue de esta categoría? ¿Quizás somos delincuentes para merecer este tratamiento por parte de nuestras autoridades? No es esta pregunta por el hecho de la denuncia en sí, que hasta cierto punto es normal, sino por el despliegue policial efectuado. Comó es posible que en una ciudad con tantos problemas por resolver de todo orden, por falta de efectivos, se dediquen cerca de dos hora a seis números de la policía para un asunto de esta índole. Realmente fue escandalosa esta situación, vergonzosa para los socios de una entidad que lleva 33 años trabajando para un arte que se quiere hacer Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, nada menos que en la UNESCO. ¿Qué pensarán de nosotros los cientos de extranjeros que presenciaron lo ocurrido? ¿Le darán su apoyo a esta propuesta, o irán diciendo la verdad de lo que ocurre? Dirán que el flamenco y los flamencos, son tratados con respeto en nuestro país sólo cuando tienen que mostrarlos a los personajes importantes, como el caso de la reciente fiesta con motivo de la Jefatura de España en la UE, donde el flamenco se mostró como la más importante cultura de nuestro país. ¿Cómo es posible que a una entidad que es pionera y referencia del flamenco en Sevilla, se le pueda estar tratando de esta manera, persiguiéndola y ensañándose con ella por un vecindario que lleva escaso tiempo viviendo en este lugar? Porque las denuncias no son a altas horas de la noche, se trata de denunciar por denunciar a cualquier hora, a las 17, a las 19, a las 21 H. A cualquier hora denuncian por considerar que el cante flamenco es RUIDO (sic). Nuestra entidad ha hecho todo lo posible por evitarlo, ha cambiado de horario el comienzo de las reuniones, ha insonorizado con el dinero de todos nosotros los socios, la pared colindante de la vivienda que creemos que puede ser afectada, y exigimos silencio a nuestros visitantes a partir de la 12 h de la noche… Aun así siguen sucediendo estas cosas. Por tanto te pedimos nos ayudes como perteneciente al mundo flamenco, y a ser posible denuncies en tu medio esta situación que creemos a todas luces injusta. Jerónimo Roldan Pardo.

VA POR TÍ CARMEN

2 comentarios:

Té la mà Maria - Reus dijo...

dando un vistazo a tu blog
saludos desde Reus

mammamia dijo...

gracias piratilla ( jajajaja) yó he hecho lo propio con los tuyos.
Saludos flamencos sentiítos y jondos